Consejos para la cena de Año Nuevo: disfrutar sin ganar peso!

newSon cómplices el rico menú, la agradable compañía y las fiestas, lo cierto es que en la cena de fin de año es casi imposible no aumentar aunque sea un kilo.

Lograrlo no es difícil: un kilo de grasa se acumula cuando ingerimos 7.000 calorías más que nuestras necesidades diarias. Y considerando que, en general, solo la cena de fin de año puede llegar a 5000 calorías (entre entrantes, segundo, postres, vinos y espumantes), más lo que ya se ha comido en Nochebuena y el almuerzo de Navidad, las cuentas se hacen pronto: bastan dos atracones por el estilo de conseguir (o incluso superar) las 7.000 kcal.

Estos son una serie de pequeños trucos para poner en marcha y no acumular grasa y kilos de más

Si le gusta la comida étnica…

La cocina japonesa es una de las menos grasas del mundo. Elegir un plato de sushi (pescado crudo), una sopa de miso y arroz frito con verduras. Tendrá todo lo que necesita para una comida completa y ayudará a su metabolismo a quemar más calorías, gracias al wasabi (rábano picante japonés) y las proteínas del pescado.

Si usted come por ansiedad…

Antes de iniciar la cena (se pueden comer también antes de salir de casa si se cena fuera), masticar trozos de verduras crudas: además de aumentar la sensación de saciedad, le ayudará a descargar la tensión nerviosa y el estrés. Para un aperitivo, “sabroso”, acompañe las verduras crudas con yogur mezclado con pepino rallado y cebollino picado: una mezcla nutritiva, diurética y útil para los intestinos.

Beba más agua

Estudios recientes han demostrado que el agua aumenta un 30% el consumo de calorías, porque los procesos metabólicos la necesitan para funcionar mejor. Beber 10 vasos de agua, le permitirán quemar gran parte de las calorías ingeridas en exceso.

Del curry al azafrán…

Las especias permiten utilizar menos sal y aliños con grasa. Además, ayudan al cuerpo a quemar más calorías porque estimulan la producción de calor. El chile y la pimienta se encuentran entre los más eficaces. Úselos en todos los platos, incluso en los postres: descubrirá maravillosas combinaciones. Y si va a comer fuera de casa… llévelos en la cartera!

Menos queso, menos calorías

Los alimentos ricos en grasas de origen animal, como la mantequilla, embutidos y quesos, tienen bajo poder saciante, mientras que proporciona una alta ingesta de calorías. Consumirlos con moderación y siempre acompañados por generosas porciones de verduras, cuyas fibras ayudarán a absorber menos grasa.