5 cosas que no hay que decir a los que están a dieta

hambreAunque bien intencionado, algunos comentarios pueden herir. A veces un inocente “Estás comenzando a verte bien“, puede sonar en los oídos de las personas a dieta, como “Antes te veías realmente mal“. Lo mismo ocurre cuando se felicita a los que perdieron muchas kilos: parece que olvidan que se trata de la misma persona.

Pero entonces, ¿qué se debe decir? Conviene guiar la conversación lejos del peso, centrándose en otros cambios positivos, como un estado de ánimo feliz o un aumento de energía. Es justo reconocer el esfuerzo, explica el Dr. Terese Weinstein, -psicólogo- “La pérdida de peso es un proceso difícil”.

Por eso, la próxima vez que se encuentre con alguien que está a dieta, o que ha perdido mucho peso, asegúrese de evitar estos comentarios:

1. “Se te ve realmente muy bien”

Lo crea o no, esta es una de las peores cosas que se les puede decir a los que están a dieta; e incluso, a veces también puede llevarlos a renunciar a su propósito. “A pesar de que tengan que perder más peso“, dice el Dr. Brian Wansink, director de la Universidad de Cornell, “esas palabras podrían hacerles creeer que alcanzaron su objetivo” La desventaja? Esta frase también puede empujar a algunas personas a dieta a obsesionarse con la pérdida de peso, lo que podría conducir a trastornos de la alimentación.

2. “Para perder peso simplemente no comas tanto”

Si la pérdida de peso fuera fácil, muchas más personas serían delgadas, no cree?

3. “Un bocadito no te hará daño”

Es extremadamente difícil para cualquiera, incluso para los que no están a dieta, dejar de comer algo delicioso después de haberlo probado; por eso nunca ofrezca una cucharada de pastel (o cualquier otra delicia), sólo por ser amable. Sería aún mejor encontrarse con los amigos a dieta en lugares que no les hagan sentirse frustrados. Elegir, por ejemplo, un restaurante de alimentos saludables, o ir a tomar un café o, mejor aún, ir a dar un paseo juntos.

4. “Hice esto para ti”

A menudo escuchamos lo importante que es apoyar a la familia. Para aquellos que están tratando de perder peso, ver un tentador postre acompañado de la frase: “Para ti preparé una ensalada de frutas”, definitivamente no es lo ideal. Parte del proceso de pérdida de peso gira en torno a las decisiones relativas a la alimentación y es realmente contraproducente cuando otros presumen saber lo que es mejor para usted. También es vergonzoso ser “reconocido” en público como “a dieta”; así que, si quiere apoyar a alguien que está luchando con sus problemas de peso, sólo hay que preguntar lo que necesita: lo que es útil para una persona, tal vez no lo sea para otra.

5. “¿Estás seguro que lo puedes comer? Pensé que estabas a dieta! “

Por último, recuerde que usted no es la policía y que lo que una dieta permite o no permite no es su asunto. Incluso si usted ve a su amigo – que está tratando de bajar de peso- comiendo una bolsa de patatas fritas, mencionarlo sólo empeorará las cosas… e incluso puede provocar el efecto contrario, es decir, que la persona coma aún más.