Sopas: una valiosa ayuda para la dieta

sopaUna sopa? Sí, gracias! En los fríos días de invierno no hay mejor manera de empezar una comida,  que abrigándose con el cálido sabor de una sopa de verduras.

Una mezcla aterciopelada de ingredientes que calienta incluso a los más friolentos y crea una atmósfera que tiene el “sabor de hogar”. Ya sabemos, además, que las sopas de verduras son grandes aliados para aquellos que quieren seguir una dieta baja en calorías: una confirmación en este sentido proviene de un estudio publicado en la revista Journal of the American Dietetic Association, según el cual consumo habitual de sopas ayuda a mantener control sobre la circunferencia de la cintura y la relación de la circunferencia cintura-cadera.
Iniciar una comida con una sopa , por lo tanto es un buena estrategia para el control de peso: el consumo de una sopa, de hecho, ofrece una sensación de saciedad que permite introducir un menor número de calorías en el plato siguiente. Un papel clave es el de la colecistoquinina, una hormona secretada por el intestino después de una comida, que ayuda a reducir la sensación de hambre y por esta razón se la conoce como la hormona de la saciedad. Los niveles de colecistoquinina en la sangre, aumentan de forma significativa con el consumo de una sopa, lo que permite reducir el consumo de calorías de una comida.

¿En qué medida? ¿Cuántas calorías menos se inguieren cuando comemos sopa? Tanto como el 20%.

Así lo revela un estudio realizado en la Universidad Estatal de Pennsylvania y publicado. Pero cuidado: si se prepara la sopa con el método “vaciar el refrigerador”, poniendo en la olla todo lo que cae en mano, no se sorprenda si, en lugar de reducirse, su cintura se expande gradualmente.

Una sopa consumida al principio de la comida, debe proporcionar un promedio de 150 calorías, dando rienda suelta a la imaginación con verduras de todo tipo, picadas o en puré, pero no sobrepasarse con los condimentos y otros ingredientes que no tienen nada de dietéticos!