Cómo adelgazar la panza con dos yogures diarios

yogur

Yogures para adelgazar

Elíja yogures naturales y semidesnatados, para una colación entre comidas o enriquecidos con muchas frutas y verduras, como alternativa a una fresca comida.

Consumir yogur un par de veces al día, es un buen hábito para la línea. El yogur es un alimento completo: contiene proteínas, carbohidratos y grasas en proporción equilibrada. Tiene una excelente índice de saciedad, especialmente en la versión parcialmente desnatada, y sus proteínas ya están parcialmente predigeridas: esta característica típica de yogur permite la liberación de aminoácidos esenciales, por lo que se asimilan mejor que las mismas proteínas contenidas en la leche.

Composición del yogur

Las grasas varían dependiendo del tipo de yogur: oscilan desde aproximadamente el 3,9% en el yogur entero hasta el 1% en el yogur sin grasa. En cualquier caso, se absorben fácilmente gracias al proceso de homogeneización que sufren durante la preparación del yogur.

Entre los azúcares, la lactosa es en su mayor parte transformada en ácido láctico, que promueve la formación de la flora intestinal, además de facilitar la absorción de fósforo y calcio, útil para la estructura ósea y para contrarrestar el hambre entre comidas.

El calcio también se encuentra en la leche y el queso, pero el yogur tiene la ventaja de ser menos calórico que el queso: de hecho, 100 gramos de yogur entero tienen alrededor de 60 calorías, que bajan a 35 en el desnatado. Y además el yogur puede ser consumido incluso por aquellos que presentan intolerancia a la lactosa, es decir, el azúcar de la leche, evitando así la hinchazón abdominal y la desaceleración metabólica.

El yogur combate el hambre entre comidas y no provoca intolerancias

El yogur es una alternativa sabrosa para aquellos que tienen trastornos intestinales asociados con el consumo de leche, a veces incluso sólo bebiendo un vaso: de hecho, en la preparación de yogur, gracias a la fermentación, la lactosa se ​​divide en otros dos azúcares – glucosa y galactosa – que no causan los mismos efectos desagradables del azúcar original. Esto es particularmente importante debido a que quien sufre de intolerancia a la lactosa es poco probable que consuma una cantidad significativa de calcio en su dieta diaria, y a menudo son víctimas del hambre nervioso.

El yogur con verduras y frutas “crujientes” anula el apetito

El yogur no sobrecarga el intestino (y desinfla la panza),  ya que se digiere en aproximadamente una hora, en comparación con las tres horas que requiere la digestión de la leche. Además, también contiene vitaminas del complejo B, además de ácido pantoténico y vitamina PP, valiosos para la elasticidad de los tejidos.

En muchos países la ley reconoce que sólo puede llamarse “yogur” a los preparados con leche de vaca fermentada con Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus; y, además, siempre por la ley, se espera que estos microorganismos estén vivos y vitales hasta el momento del consumo.
Por eso es realmente es importante comprobar la fecha de caducidad en el momento de la compra, y consumirlo en un corto período de tiempo, siempre manteniéndolo fresco, ya si el yogur se almacena correctamente, aumenta la cantidad de bacterias “amigables”, y los beneficios son mayores.

Dos recetas de yogur que satisfacen y adelgazan para reemplazar una comida

– Yogur con rabanitos para un efecto drenante

yogPrincipalmente en verano, el yogur natural (sin azúcar) es una excelente base para crear mini comidas bajas en calorías, ideales para purificar el organismo y disminuir la ingesta de calorías.

Dos o tres veces a la semana, sustituir la comida del mediodía con esta preparación: poner en un vaso alto 2 potes de yogur natural mezcladas con unas gotas de salsa de soja, perejil picado (antioxidante), una cucharadita de semillas de sésamo (anti estreñimiento) y 7-8 rabanitos frescos cortados en rodajas finas. Los rabanitos tiene efecto diurético y depurativo, estimula la actividad del hígado y mejora la digestión. Se puede acompañar con una rebanada de pan negro.

– Yogur con fresas es antioxidante

Si desea una mini comida dulce, mezcla los dos potes de yogur con 100 gr. de fresas en rodajas y unas cucharadas de muesli; endulce con una cucharadita de miel y mezcle bien.

Las fresas están entre los frutos primaverales con menos calorías (sólo 37 calorías cada 100 gr.) y dan al yogur una textura con cuerpo y “crujiente” que agrada al paladar y sacia rápidamente. Contienen vitamina C (anti-inflamatorio), vitamina E y beta-caroteno (mantiene firmes los tejidos), calcio (anti hambre), magnesio y potasio (minerales altamente diuréticos).